El Alcalde, la de Portugalete y el recompensado amiguete.

El alcalde, la de Portugalete y el recompensado amiguete.

Autor: José Javier Gómez Arroyo (Concejal del Ayuntamiento de Vega de Pas 1991-1994)

El asentado regidor del Partido Popular en Vega de Pas, Juan Carlos García Diego, cumpliendo su programa de vías y obras ha realizado su primera gran carretera tras año y medio de funiculares fantasmadas y esparciendo a los cuatro vientos la gratuita gansada de que dentro de poco más de dos años vamos a ser capaces de merendar en el alto del Castro Valnera subidos en unas angarillas de cristal, exactamente en el año 2015 y rubricada oficialmente tan colosal idiotez por el presidente regional Ignacio Diego, el primo de humo y sol. La faraónica calzada a que nos referimos, comparada con el magno logro laureado en prensa de cambiar la rueda de un mortuorio andamio, es una gracia de nuestro docto alcalde al no menos despejado Luis Carral que entre otros títulos ostenta con timorato porte el de presidente de la Asociación de Vecinos y Amigos de Vega de Pas, una asociación al parecer con menos amigos que vecinos y con sede en Santoña que, ya puestos, debe ser el enésimo valle pasiego que aflora en Cantabria en los últimos años, este ya con salida directa al mar. Hasta aquí todo correcto, legal y adaptado a derecho, aunque no exento de cierto hedor a chamusquina.

Lo que ya no nos parece ajustado, no a derecho sino a derechas y por supuesto nada apropiado, es que con las necesidades de material de bacheado que muchos pasiegos necesitan para sus caminos abandonados por nuestro actual ayuntamiento su máximo apoderado, que no lo es por voluntad de voto de su pueblo, se tome la ligereza de otorgar gracia y justicia de amiguismo para con tan honorable presidente de vecinos y amigos al que, sin lugar a dudas, se le presupone ingente necesitado de ayuda gubernamental para que pueda acceder cómodamente a su gallinero de ocurrencias y reflexión que él mismo ha bautizado con el nombre de Pensadiru. Persona que ni tan siquiera reside en el pueblo pero al que se gratifica con un espléndido abonado de alquitrán en su propiedad como retribución a un estómago agradecido de su valedor y porque ha cumplido con la parte que le corresponde en el adoctrinamiento político-chusco amasado y horneado por una peculiar familia de este pueblo, la del PP-PSOE, cumplimiento de obediencia traducido en un rosario de denuncias contra el anterior alcalde del PRC, al que entre otros abusos acusó de favoritismos, y que ahora asombrosamente calla.

Al ahora beneficiado y enmudecido presidente de vecinos le acompañaba en tan extensa ristra de denuncias una vociferante luchadora contra las tropelías y amiguismo del anterior corregidor, izquierdista defensora a ultranza de los desamparados pasiegos desde Portugalete y fanfarrona socialdemócrata del PSOE en la prensa, pero convertida ahora en asalariada por el ayuntamiento del Partido Popular de Vega de Pas que gobierna gracias a los votos socialistas que ella misma legó al comedido alcalde Juan Carlos García Diego. Claro que, tras una dilatada y penosa lucha en la oposición por la justicia de los pasiegos que ha durado años el sonoro y dolorido gaznate de la progresista Leire Díez bien merece unos cuidados paliativos traducidos en un suculento sueldo que, en estos tiempos de crisis, mitiguen el raído tragadero de esta combatiente activista de la política zurda y resuelta defensora de los intereses de la villa pasiega, entre los que por supuesto se cuentan los del ahora socorrido presidente y camarada que también figura en las listas del Partido Popular. Uno recuerda con desconcierto las babosadas en la prensa criticando el sueldo que cobraba el anterior alcalde y se pregunta por qué ahora esa misma prensa no dice lo mismo de la bien remunerada Leire Díez la cual ahora, por prescripción corporativa para su consumido pescuezo, igualmente calla.

También nos preguntamos dónde se han escondido esos sigilosos meapilas, ávidos revuelve-mierdas y catetos notarios de foto-denuncias y tele-basura que no mucho tiempo atrás y ante tan descarado favoritismo caciquil o vil alquitranado contra el paisaje y la naturaleza se hubieran lijado las manitas como las ratas. Seguramente estos almibarados chupacirios que actuaban como salvadores del pueblo en otros tiempos, turbados hasta por los malos humos del anterior alcalde sin percatarse del tufo de sus propias chimeneas, ya habrían puesto el grito en el cielo con sus desafinados aullidos, pero ahora también callan.

Anuncios

Un pensamiento en “El Alcalde, la de Portugalete y el recompensado amiguete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s